viernes, 31 de octubre de 2014

NOTA INFORMATIVA REUNIÓN PROTOCOLO DE AGRESIÓN FRENTE A LA VIOLENCIA EN EL TRABAJO EN LA AGE

CSI-F participa en la reunión para la elaboración del documento final del Protocolo de Actuación frente a la Violencia en el Trabajo en la AGE. Propuesta que CSI-F presentó en julio y noviembre del 2013 en las respectivas reuniones de la Comisión Técnica de Prevención y la Administración finalmente recogió el guante y se comprometió a abordar la redacción del mismo. 


CSIF se felicita haber visibilizado esta necesidad en un tiempo record y está convencido de que este protocolo servirá para proteger y conseguir el respeto a la dignidad de los/las empleados/as públicos/as. 




Estas expectativas no pueden alcanzarse si en este “protocolo paraguas” no se incluye al colectivo del personal de Instituciones Penitenciarias que están castigados por las agresiones que sufren a diario, y por otro lado, el personal de Defensa. Con independencia que en una fase posterior se desarrolle la adaptación del Protocolo  a las características especiales de cada uno de los colectivos. 

Las aportaciones de CSI-F:  

ü  Integrar a todo el personal de los organismos y departamentos de la AGE sin excepción.
ü  Reforzar el papel fundamental del delegado de prevención, del Servicio de Prevención y del Comité de Seguridad y Salud en el desarrollo de las actuaciones que se incluyen en el protocolo, siendo este un compromiso adquirido por la administración. 
ü  Respuesta y apoyo incondicional a coste cero al empleado/a público/a objeto de agresión tanto en apoyo jurídico, psicológico, como en relación a todas las consecuencias derivadas de la agresión (pérdida de patrimonio del/la empleado/a público/a, adaptación, reubicación, rehabilitación, etc.).
ü  Incluir medidas preventivas y disuasorias específicas como son entre otras las grabaciones durante las llamadas telefónicas, y llamada de atención de la Administración mediante carta al domicilio de la persona agresora para inculcar el respeto a los/as empleados/as públicos/as.
ü  Apoyo formal al trabajador/a agredido/a con el ofrecimiento de las medidas y acciones de protección a llevar a cabo.  
ü  Elaboración de un inventario previo por parte del organismo de las medidas de seguridad en cada centro de trabajo, para así detectar las carencias y exigir unas medidas mínimas que se establecerán en el protocolo.
ü  Complementar el modelo de notificación de agresiones con datos del agresor/a para evitar las reincidencias y futuras represalias.  
ü  El objetivo del Registro de Agresiones no sea solo un mero dato estadístico sino la fuente de información para eliminar el riesgo de agresión. 
ü  Incluir una fase de seguimiento posterior a la notificación y denuncia de la agresión.
ü  Campaña de difusión y de concienciación a los usuarios.  




No hay comentarios:

Publicar un comentario